web analytics

De las confluencias y coaliciones… por la izquierda y por la derecha

¿Interesa a los partidos políticos concurrir a las elecciones en solitario o bajo algún tipo de unión con otros partidos?

Hace unas semanas me surgió esta pregunta con ocasión de una noticia que leí sobre los movimientos dentro de la izquierda alternativa de Albacete por concurrir bajo un mismo proyecto político a las elecciones municipales de mayo de 2019.

En las próximas líneas haré un ejercicio de política ficción para la ciudad de Albacete y nuestra región de Castilla-La Mancha sobre la importancia de conformar alianzas entre los partidos políticos.

¿Es posible algún tipo de alianza por la derecha? Digamos que es improbable, cuando no imposible. El PP durante muchos años ha concentrado el voto de centro-derecha no dejando espacio para que cuajaran partidos más a su derecha como así ha pasado con éxito en otros países europeos; sin embargo, esta virtud de concentrar el voto útil ha desaparecido y, por circunstancias ajenas, sobrevenidas y por errores propios, al PP le han crecido los enanos (con partidos como VOX y el emergente AVANZA), y sobre todo le han crecido los gigantes con el partido Ciudadanos que ya le discute incluso el liderazgo de su base social. Por ello, no veo posibilidad alguna de que confluyan partidos por este espectro político.

¿Es posible la confluencia por la izquierda? Creo que sí. A nivel local en el año 2015 la ciudad de Albacete ya tuvo una experiencia con buen resultado por parte de Ganemos AB. Los partidos (IU, Equo…) y otros movimientos que integraron aquella alianza saben de la importancia de abandonar personalismos y construir un proyecto común; y ahí entraría Podemos, entre otros.

¿Es posible una alianza de toda la izquierda, esto es, incorporando al PSOE? Que nadie se ría o gesticule negativamente con la cabeza, pues no es ninguna tontería ni locura. A nivel nacional ya se vivió algo parecido en el año 2000 y a nivel regional a día de hoy tenemos un ejemplo práctico en el actual gobierno del Presidente Page. Sí es cierto que esta posibilidad a las cúpulas de los partidos pueda dar alergia, pero eso pasa antes de las elecciones; a buen seguro que, después, sin la presión de urnas y electorado, y si los números lo permiten, PSOE e izquierda alternativa se sentarán a negociar.

Veamos, sobre el resultado en pasadas elecciones municipales y regionales, el impacto de una posible coalición de toda la izquierda:

  • En la ciudad de Albacete, en las elecciones de 2015 la suma de votos no hubiera alterado el reparto de concejales (se hubiera mantenido para la izquierda los 13 concejales actuales); sí hubiera habido cambios en las elecciones de 2011 (la coalición hubiese alcanzado 12, y no 11 concejales por separado) y en las de 2007 con 15 concejales (14 por separado).
  • A nivel regional, el impacto hubiese sido muy importante: En 2015 el reparto de diputados en las Cortes de Castilla-La Mancha fue de 16 diputados para PP, 15 PSOE y 2 Podemos; en confluencia PSOEPodemosGanemos hubieran conseguido 20 diputados, por 13 del PP, con vuelcos en Albacete, Cuenca y Ciudad Real.

Nuestro sistema electoral premia a los partidos mayoritarios, da un plus por concurrir en unión con otros o hacerlo en solitario siempre que se sea el partido mayoritario. Y no por esto nuestro sistema es peor que otros; tiene sus cosas buenas y malas como todos los sistemas electorales.

Ante el mapa político disgregado que se avecina, la capacidad de concurrir bajo un paraguas común permitirá sustanciales ventajas electorales a un bloque ideológico u otro. En la ciudad de Albacete para la izquierda alternativa (Ganemos+Podemos) su reto será conseguir una confluencia, la importancia del candidato será menor; a nivel local y regional la confluencia de toda la izquierda (PSOE+Ganemos+Podemos) tendrá lugar con probabilidad después de las elecciones, en forma de pactos, si bien una alianza antes de las urnas debiera estudiarse en general o para casos particulares; por su parte en la derecha, en lo que parece una lenta descomposición, cada cual hará su pelea prefiriendo concurrir y ofrecer su opción en solitario.

La mentalidad estratégica de un partido y un líder debiera hacer estos ejercicios simulados para conocer las mejores opciones de victoria. Estos meses previos son fundamentales para el éxito o fracaso en las urnas. Veremos y seguiremos contando.

 

Antonio Contreras Almendros

Socio Fundador de ‘EYOS demoscopia’